Tus Cristales

Conocé más sobre el poder de los cristales en esta nota.

Especial de cristales para la Revista OHLALA! por Dalia F. Walker

Existen desde antes que los humanos estemos en el planeta. Llevan en su interior el poder y vibración de la madre tierra por que son generados a altísimas temperaturas en capas geológicas profundas. Se producen a través de procesos naturales que toman en algunas ocasiones miles de años, incluso hay tipos de cristales que vienen desde afuera de la tierra, en forma de meteorito.

Hoy los encontramos en elementos de nuestra vida diaria como por ejemplo en los relojes de cuarzo, donde generan pulsos magnéticos que marcan el tiempo, o en las herramientas confeccionadas con punta de diamante que se utilizan para cortar los vidrios. La sal que usamos para condimentar la comida también es una cristalización. En el día a día convivimos con ellos y sus beneficios físicos. Pero, ¿Qué sabemos de sus propiedades terapéuticas y energéticas?

Las piedras semi preciosas poseen ciertas características químicas que las transforman en elementos de alta vibración. Esto hace que también puedan ser utilizados para sanaciones, meditaciones y cambios de energías más sutiles a las que estamos familiarizados. Cuando comenzamos a entrar en contacto con ellos, dejando de lado todo paradigma de “creer o no creer” en la energía que pueden tener, podemos realmente conectarnos con esta sensible emanación que ellos transmiten. Si podemos comprobar científicamente que el pulso del cuarzo ayuda a un reloj, a una TV, o incluso a una computadora a funcionar, ¿Por qué no aceptar que pueden influir sobre nosotros?

Conocerlos, identificarlos y aprender a trabajar con ellos lleva tiempo. Es un universo secreto al que pueden acceder aquellos que se dediquen a conocerlos y a experimentar. Abrirse al mundo de los cristales y dejarlos entrar es algo que te modificará y acompañará: ellos son aliados que irán con vos a lo largo de tu vida y te ayudarán a dormir, estudiar o incluso activar tu energía cuando lo necesites.

¡Bienvenidos al maravilloso mundo de los cristales! Donde encontrarás hasta incluso más de lo que estabas buscando. Te prometemos que te vas a sorprender.

CÓMO ELEGIR TU CRISTAL

Elegir un cristal es todo un arte ¿por donde empezar habiendo tanta variedad?

Hay varias técnicas que podemos recomendarte para que descubras la más indicada para vos.

·     Usá tu intuición: Se dice que nosotros no elegimos al cristal, sino que el cristal nos elige a nosotros. Si no tenemos un indicio por donde comenzar a elegir un amuleto compañero, una de las mejores formas de encontrar el apropiado es entrar en contacto con ese que te llama, a pesar de no ser el más lindo. Los cristales vibran a distintas frecuencias y el cuerpo sabe perfectamente encontrar lo que es bueno para nosotras sin que nuestra mente influya en la elección. A veces no se trata de quedarse con el que tiene el color que más te gusta, sino de llevarte el que no podés dejar de sostener en la mano o que te atrapa por una razón que no podés explicar. Es bueno dejar que ellos hagan su trabajo y nos conquisten.

·       Elegir según la forma: Las puntas de cuarzo sirven para direccionar la energía, los dijes en forma de corazón trabajan puntualmente la emoción: La forma del cristal influye en como entrega su energía al exterior y es interesante tenerlo en cuenta al momento de elegirlo. Por ejemplo, las drusas o familias (formación compuesta por un grupo puntas cristalizadas armoniosamente) se utiliza para trabajar temáticas de grupos de personas o parientes que conviven y se vinculan entre sí. Las esferas irradian energía en forma pareja y pueden ser buenas compañeras para momentos de concentración. Con el tiempo y la investigación podrás aprender mucho sobre la forma de los cristales, y descubrir las más populares y cómo emplearlas.

·      Elegir por color: Si tenemos una idea precisa del motivo por el cuál estamos buscando un cristal, es bueno comenzar eligiendolo por su tono. Las piedras semi preciosas tienen colores análogos a los de los chakras o centros energéticos de nuestro cuerpo. Por ejemplo, si necesitamos trabajar el enraizamiento podemos buscar cristales de colores negro o rojo como la turmalina negra o el jaspe rojo que actúan activando la energía de la cintura hacia abajo, fortaleciendo las piernas y haciendo que nuestra energía esté con “los pies sobre la tierra”. Hay guías para esto en los libros especializados sobre cristales, o podés consultarle a quién le estés comprando el cristal que de seguro puede ayudarte y asesorarte para indicarte cuál es el mejor para tu temática particular.

Aquí una breve guía con ejemplos para tener en cuenta en la búsqueda:

CHAKRA RAÍZ BASE (COLOR ROJO): obsidiana, jaspe rojo, hematite, granate

CHAKRA SACRO (COLOR NARANJA): cornalina naranja, calcita naranja, ópalo de fuego

CHAKRA PLEXO SOLAR (COLOR AMARILLO): citrino, pirita, ojo de tigre

CHAKRA CORAZÓN (COLOR ROSA Y VERDE): cuarzo rosa y verde, turmalina rosa y verde, rodocrosita, raíz de esmeralda, manganocalcita

CHAKRA GARGANTA (COLOR CELESTE): ágatha de encaje azul, turquesa, aguamarina

CHAKRA TERCER OJO (COLOR AZUL): lapizlázuli, sodalita, azurita

CHAKRA CORONA (VIOLETA): amatista, lepidolita, diamante

CHAKRA CORONA SUPERIOR (BLANCO): cuarzo cristal, calcita, selenita



¿Y si me lo regalan? ¿Qué quiere decir?

Cuando alguien te regala un cristal está dándote un mensaje: averiguá que cristal es, de donde viene, cuales son sus propiedades. Los cristales llegan a nosotras de forma misteriosa y siempre tienen información, sobre todo si aparecen sorpresivamente por parte de alguien. Lo que recibimos en el momento en el que entramos en contacto con un nuevo cristal a través de un regalo es una recomendación o sugerencia por parte de quién te lo está dando.

LIMPIEZA DE LOS CRISTALES

·      ¿Por qué es importante limpiar tu cristal?

     El cristal vibra y amplifica las energías con las que está en contacto. Pasa por muchas manos y lugares diferentes antes de llegar a vos: trabaja y absorbe conocimiento, experiencias y situaciones con las que estuvo en contacto. Por eso, una vez que un cristal llega a tus manos, es bueno hacerlo tuyo energéticamente antes de comenzar a utilizarlo. Esto se logra realizando alguna (o todas) las técnicas de limpieza más conocidas que te contamos acá:


·      Técnicas de limpieza

–       AGUA

     El agua es el elemento más utilizado para limpiar cristales. Podés dejarlos abajo de un chorro de agua corriente de la canilla para una limpieza rápida, visualizando que al sostenerlo el agua se lleva todo lo que la piedra ya no necesita.
También podés poner todos los que tengas juntos en un cuenco de cerámica o vidrio con agua y sal gruesa (si es sal marina mejor) y dejarlos a al aire libre a la luz del sol y de la luna por tres días. Luego, se enjuagan con agua corriente, y ¡listo! Ya están limpios y cargados con la energía más poderosa para cumplir con su deber.
Si te animás, podés además tener en cuenta en qué fase está la Luna para cargarlo con la energía más indicada para la situación que estás buscando.

Limpialas y cargalas en cuarto creciente para utilizarlos para situaciones relacionadas con activar, cuarto menguante para recibir, luna llena para exaltar la energía y traer luz y conciencia a las situaciones y luna nueva para llenarlos de potencialidad.

¡OJO! no todos los cristales pueden mojarse. Evitá sumergir en agua los porosos como la calcita o selenita y los metálicos como la pirita.

–       TIERRA

     Otra forma de limpiar un cristal es apoyándolo sobre la tierra, lo mejor es usar esta técnica con cristales que no se pueden mojar o que están engarzados en algún tipo de metal. Al posar el cristal o clavarlo (si es que tiene forma de punta) sobre la tierra se produce una descarga energética que es neutralizada al tocar el suelo, y esto hace que se desprograme o “resetee” su información.

–       AIRE

Un cristal puede también limpiarse con humo de hierbas o resinas de copal, salvia o lavanda. Ponemos a quemar sobre un carbon incendiario cualquiera de esta sustancias que usualmente se utilizan para limpias y pasamos el cristal sobre el humo varias veces.

–       FUEGO

     Algunas personas creen que también pueden limpiarse pasándolos fugazmente sobre la llama de una vela. Te recomendamos hacerlo rápido para que el cristal no se recaliente y corra riesgo de quebrarse.

–       CON OTROS CRISTALES

La vibración de otros cristales ya limpios energéticamente o cargados, puede ayudar a una piedra que lo necesite a reprogramarse o limpiarse. Sobre un plato podés poner tu colección y colocar arriba de todo la que necesites re-energizar. Podés dejarlo allí varias horas o días y cambiará su energía.

–       ALQUÍMICOS

     Existen aceites y lociones programadas para purificación que se utilizan para limpiezas energéticas de espacios y personas. Los alquímicos pueden ser útiles también para limpiar cristales ya que elevan la vibración de todo lo que tocan. Si no tenés mucho tiempo, tener un alquímico a mano te da una herramienta rápida y efectiva para hacer una recarga express. Recomendamos los alquímicos de Casavioleta* 


12 CRISTALES PARA GUIAR TU CALENDARIO

En esta guía te sugerimos un cristal afín a la energía de cada mes para que puedas trabajar y conocerlos acompañando las actividades del año.

ENERO: CUARZO ROSA

En el mes del descanso y el disfrute, nada mejor que vibrar con el cuarzo rosa. Este cristal nos lleva a un estado de paz, amor y ternura, trayendo lo mejor que nuestro corazón puede dar, suavizando nuestras actitudes, palabras y pensamientos. Es ideal para los que necesitan una ayuda para terminar de relajarse en vacaciones o en temporada baja. Llevalo cerca del corazón para fortalecer su efecto.

FEBRERO: AGUAMARINA

En la época en que solemos estar en contacto con el agua es óptimo vincularnos con la aguamarina. Es un cristal suave y amoroso que nos ayuda a abrirnos y a comunicarnos en armonía. Favorece el área de la garganta relajándola, brindando apertura. Ideal para conocer nuevos amigos o amores en un momento del año donde estamos distendidas. Llevalo con vos cuando te sumerjas en el agua (¡aunque sea en la pileta de lona en la terraza!).


MARZO: GRANATE

El granate es un cristal relacionado al chakra raíz, ubicado en la base de nuestra columna. Esta piedra revitaliza, conecta con nuestra energía sexual y nos pone activas. Es un cristal ideal para meditar en Marzo, cuando necesitamos encarar  llenas de potencia y llegar hasta el fin de año con energía.  Podés llevarlo en el bolsillo cuando hagas ejercicio o en jornadas de extenso trabajo para recibir vigor extra por parte de este cristal aliado.


ABRIL: CORNALINA NARANJA

Todo lo que comienza con potencia, debe mantenerse y sostenerse para que permanezca. Por eso, es ideal trabajar durante el mes de Abril con la Cornalina Naranja, que nos conecta con el segundo chakra, donde reside nuestra energía creativa y mucho de nuestro potencial. Ideal para que nos acompañe en el día a día en la oficina o escritorio de trabajo.

MAYO: CITRINO

El Citrino favorece que fluya naturalmente nuestra energía del yo desde nuestro plexo solar: nos da confianza, seguridad y ayuda a que podamos mostrarnos sin tener miedo o vergüenza de las opiniones ajenas. Acompañar esta etapa con cristales de Citrino nos permitirá sostener con seguridad, valor y confianza lo que hemos comenzado al principio del año. Al estar vinculado al chakra de la creatividad, también favorece la prosperidad de quién la utilice.

JUNIO: CUARZO CRISTAL

La mitad del año es un momento para detenernos y reflexionar: ¿De donde vengo? ¿Hacia donde quiero que dirigir mi energía? ¿Hay algo que tenga que re plantearme? Para esto, es genial hacer una meditación con cuarzo cristal, el “comodín” de las piedras por su energía de luz blanca. Su poder cristalino nos ayuda a  ver las cosas más claramente, llenándonos de luz y transparencia. Podés programar una punta de cuarzo con tu intención para llevar con vos y mantener tus propósitos alineados con tus acciones: el cuarzo te ayudará a estar en sintonía.

JULIO: SODALITA

En el invierno solemos estar en un estado de intimidad, más reservadas y alejadas de los grandes eventos sociales. El clima nos invita a quedarnos en casa, y es el momento perfecto para meditar y conectar con la sodalita. Éste es un cristal azul profundo como el color del chakra del tercer ojo, que nos da una visión intensa de lo que hay en nuestro inconsciente. Favorece la visión interna, la percepción extrasensorial y el orden mental. Perfecto para ordenarse para la segunda mitad del año.


AGOSTO: CUARZO VERDE

La calma de esta época es un gran momento para revisar nuestra salud: tratamientos de la piel por que no está expuesta al sol, procesos desintoxicantes, y más tiempo para hacernos checkeos médicos pueden ser acompañados por la vibración sanadora del cuarzo verde. Éste es un cristal que equilibra nuestros pulsos y temperatura corporal, favoreciendo la vitalidad y la calma. Es ideal para procesos de sanación física y se utiliza para equilibrar el sistema nervioso. Desintoxica el cuerpo y la energía.


SEPTIEMBRE: PIEDRA DE LA LUNA

Todo renace y se vuelve fértil en el hermoso mes de Septiembre. Las flores vuelven a perfumar las calles y nos sentimos renacer, es por eso que es el momento perfecto para entrar en contacto con la energía de la piedra de la luna. Este misterioso cristal con destellos azules y plateados iridiscentes nos vincula con el poder femenino, lo que puede dar vida y lo nutricio. Nos sensibiliza, abre y predispone a estar vinculados con nuestro sexto sentido. Es ideal para quienes buscan reordenar su ciclo menstrual o quedar embarazadas.


OCTUBRE: AMATISTA

La amatista es transmutadora por excelencia. Nos relaja y distiende, ayudándonos a conciliar el sueño si la colocamos debajo de la almohada. Cuando comienza el cierre del año en el mes de Octubre, es muy bueno tener cerca una amatista. Ella nos ayudará a transformar lo que necesita un pequeño empujón para el cambio y al mismo tiempo nos relajará y acompañará con su poderosa energía violeta que teñirá nuestra actitud con una vibración más pacífica.

NOVIEMBRE: OBSIDIANA

En el mes regido por el signo de Escorpio y su reinante energía de transformación profunda, es ideal trabajar con el cristal de obsidiana negra. Esta piedra (que es lava volcánica solidificada al entrar en contacto con el agua) nos enfrenta con nuestros miedos y bloqueos. Trae a la luz muchos de nuestros traumas para sanarlos y encontrar la paz. Se recomienda comenzar el trabajo con este cristal utilizando piezas pequeñas ya que es de mucha potencia. Ideal para las que están buscando terminar el año soltando viejos paradigmas.

DICIEMBRE: TURMALINA NEGRA

La turmalina negra nos da la fuerza y potencia que necesitamos para terminar el año. Cuando ya estamos finalizando el ciclo, este cristal nos llena de vitalidad, limpiándonos al mismo tiempo de energías mentales que ya no necesitamos. Conocida mayormente por absorber vibraciones negativas, es también una gran aliada para protegernos de la radiación proveniente de las computadoras y los celulares. Llevala colgando a la vista durante períodos cortos para un plus de energía y protección contra las miradas ajenas (¡especialmente en la fiestas familiares!).


MAPA

Una teoría respalda que los cristales nacen en los suelos que necesitan sus propiedades terapéuticas, o que al encontrarse bajo tierra, tiñen el país donde están con su energía . Te contamos algunos ejemplos:

LABRADORITA: INDIA

La labradorita es una piedra energética muy poderosa, altamente mística y protectora que favorece la conexión con energías superiores para canalizar información. India es un país donde el lazo con lo espiritual es fundamental, y allí abunda este cristal en amuletos, varitas mágicas y joyas.

RODOCROSITA: ARGENTINA

La Rodocrosita favorece el amor profundo y las relaciones verdaderas. Es una piedra suave y amorosa que va hasta lo profundo de nuestro ser para conectarnos con los otros genuinamente. Curiosamente, este cristal es una de las piedras representativas de nuestro país.

JADE: CHINA

El verde es el más común de los jades. Simboliza la sabiduría obtenida en tranquilidad, y es probable que por ese motivo sea un cristal muy popular en oriente. Es un cristal al cuál además se le atribuyen propiedades curativas. Seguro viste varios objetos de Feng Shui realizados con esta piedra: se cree que también ayuda a limpiar los lugares de energías negativas.

PIRITA: NORTEAMÉRICA

La pirita es conocida como una piedra de prosperidad, entre otros motivos, por su color dorado similar al del oro. Entre otros países la encontramos en Norteamérica, potencia económica mundial. Se dice que trae abundancia a quienes lleven una pieza pequeña en su billetera o a los que guardan una en la caja registradora de su negocio.

CITRINO: BRASIL

El cristal de citrino es de color naranja fuerte y su energía es afín al tercer chakra, relacionado con la energía creativa y el brillo personal. Este cristal se encuentra, entre otros países, en Brasil donde todo florece lleno de potencia y energía y se caracteriza por la buena onda de sus habitantes.

CHAROITA: Rusia

Es una piedra potente y transformadora que se la utiliza para trabajar las visiones y las canalizaciones de información de otros planos. Entre otras, se le adjudican propiedades curativas de daños hepáticos y del páncreas: precisamente esta piedra se encuentra en la tierra de mayor producción y consumo de Vodka del mundo, Rusia.

UNAKITA: Sudáfrica

Se dice que es una piedra que fortalece la visión. Asienta las energías y une las emociones con la espiritualidad, con un poder que trae desde el suelo. Se puede encontrar en Sudáfrica, donde sus religiones, música e historia nos conectan con la profunda vibración terrenal y del chakra raíz.

¿QUÉ ES Y COMO SE PREPARA UN ELIXIR DE CRISTALES?

Un elixir de cristales es una preparación realizada a base de agua que lleva impregnada la energía de un cristal o de una mezcla de cristales. El elixir es una forma de utilizar la vibración de la piedra que elijamos en forma líquida, y se puede emplear para limpiar otros cristales, energizar ambientes, darnos baños de inmersión de reacondicionamiento o utilizar como acompañamiento terapeútico.

Es muy fácil de preparar: Utilizando un recipiente grande y circular de vidrio o cerámica (lo mejor es utilizar materiales nobles para este tipo de preparaciones, evitando el plástico u otros sintéticos) colocamos agua mineral llenándolo hasta la mitad. Adentro, ubicamos un vaso, también con agua, procurando que el agua del recipiente externo más grande le llegue sólo a la mitad (asegurándonos de que no tape de agua al vaso que está adentro). En el vaso colocamos el cristal o la mezcla de cristales que queremos transformar en elixir, y lo sumergimos.

El elixir se realiza utilizando esta técnica de “baño maría” dado que los cristales a veces contienen tóxicos impregnados que se utilizan para extraerlos de la tierra, o liberan ciertos componentes que pueden ser perjudiciales para nuestra salud. Ubicándolos dentro del vaso hacemos que la energía del cristal se transmita al agua del recipiente más grande por vibración sin necesidad de que el cristal toque el agua que luego será la que utilicemos para el elixir propiamente dicho.

Una vez realizada la preparación, la dejamos reposar tres días y tres noches, tapandola con un plato o una tabla de madera para que no entren cuerpos extraños. Podemos poner abajo del recipiente más grande un papel con una frase escrita, mantra, o afirmación que nos gustaría impregnar en el agua para que actúe y fortalezca el elixir. También podemos darle Reiki a la preparación, o pasar energía adicional a través de las manos. Si no sabés una técnica especial para hacerlo, simplemente extendé las palmas de tus manos sobre el agua y visualizá que estás dándole energía positiva y amor a tu preparación.

Una vez que pasaron los tres días, pasamos a retirar el vaso de adentro del recipiente más grande y nos deshacemos de ese agua agradeciéndole por el servicio prestado. Luego, embotellamos el agua que no estuvo en contacto con la piedra. Lo mejor es ponerlo adentro de un gotero con paredes de vidrio color ámbar que favorecen la conservación del líquido. El elixir, sin uso de conservantes como brandy o alcohol, tiene una duración aproximada de una semana. Una sugerencia es etiquetar el elixir con la frase que colocamos debajo del recipiente y el nombre de la piedra que utilizamos para su preparación, para que las palabras sigan trabajando vibracionalmente a través del vidrio.

Algunas sugerencias para tener en cuenta a la hora de utilizar y realizar un elixir:

●      Usar piedras suaves y amables como el cuarzo rosa, cuarzo verde o la amatista si son para uso personal y terapéutico. Experimentar ingiriendo dosis pequeñas para comenzar ya que los elixires de cristales son muy potentes.

●      Para limpieza energética de espacios, es recomendable utilizar un elixir de mezcla de turmalina con amatista y colocarlo en un rociador. Vaporizar en todo el espacio a tratar, teniendo especial atención en cubrir las esquinas o lugares más habitados y transitados de la casa, negocio u oficina.

●      Podemos utilizar gotas del elixir para darnos un baño de inmersión, mezclado con sales y aceites para un momento relejante y terapéutico

●      Se pueden usar también algunas gotas de elixir para colocar en un recipiente con agua para limpiar tus cristales, o tirando algunas gotas directamente sobre los cristales a los que necesites reacondicionar su energía.

         
MEDITACIÓN Y PROGRAMACIÓN DE UN CRISTAL

Las puntas de cuarzo cristal tienen la propiedad de poder ser programadas con una intención para ampliar la energía que se dirige hacia una persona o situación. ¡La técnica es muy sencilla! Aquí te enseñamos cómo hacerlo.

Es importante recordar que al programar podemos impregnar el cristal con nuestra fuerza pero dejamos a cargo de la energía universal el desarrollo de la situación, aceptando el resultado que ofrezca la intervención divina.

Para programar un cristal primero debe estar limpio energéticamente. Para ello puede utilizarse cualquiera de las técnicas que se mencionaron anteriormente en “Formas de limpiar un cristal”  (o ver título).

Como primer paso, nos ubicamos en un lugar donde estemos tranquilas, con música acorde y energía armoniosa para realizar una meditación. Luego, colocaremos el cristal con la base lisa en la palma de la mano, y la punta apoyada sobre nuestra frente, en nuestro tercer ojo (a la altura del entrecejo). La punta de cuarzo que utilicemos puede ser de cualquier tamaño, cuanto más grande, más potente. Es recomendable comenzar con puntas chicas para las primeras prácticas.

Una vez que estamos en contacto físico y conectadas con el cristal, pasamos a visualizar, como si fuese una película, cuál es la intención que queremos impregnar a la piedra. Nos concentramos para verlo como si fuese un sueño, o una imagen muy intensa de nuestra imaginación, y con nuestra intención, visualizamos que esta imagen pasa de nuestro tercer ojo al cuarzo, ingresando por la punta. Proyectamos la imagen el tiempo que sea necesario. Si te relajás y sintonizas con el cristal, vas a darte cuenta por vos misma cuando el cristal entendió la programación, y la recibió en su interior.

Cuando ya está el cuarzo programado, podés llevarlo con vos en una bolsita de sanación, en un bolsillo o dejarlo en el mostrador de tu negocio. También podés tenerlo en la oficina con la punta dirigida hacia vos o tu objetivo para que fluya energía hacia ese propósito. Siempre que sea en armonía con el gran propósito universal, la claridad y transparencia del cuarzo ampliarán y extenderán tu fuerza con un plus adicional. ¡Es casi como una varita mágica!

Una vez que cumplió su función, podés limpiarlo, y así se desprogramará.  Quedará listo para volver a proponerle una intención o que te acompañe con su energía clave de cuarzo cristal.

Ideas para programar una punta de cuarzo:

●      Visualizate aprobando ese final para el cuál estás estudiando tanto

●      Imaginate en pareja y feliz, sin necesidad de definir con quién, simplemente el deseo de la sensación es suficiente. ¡El cristal hará el resto!

●      Pensate en un trabajo próspero, en el cuál podés dar lo mejor de vos al mundo y en la imagen observate haciéndolo, practicándolo, hablando. Mirate como si ya lo estuvieses haciendo.